· 

EL NEXO CAUSAL EN LAS COLISIONES A BAJA VELOCIDAD. LA PRUEBA PERICIAL BIOMECÁNICA.

Una vez analizados algunos de los elementos que se deben tener en cuenta para tener por probado la relación entre un siniestro de escasa entidad y las lesiones subsiguientes, podemos sentar las siguientes conclusiones:

 

1ª. Es imprescindible en esta materia la labor judicial de valoración de las pruebas practicadas, fundamentalmente la prueba pericial. Éstas en su mayoría se rigen por las reglas de la sana crítica, de tal forma que el juez debe analizar las pruebas con arreglo a las normas de la lógica, máximas de la experiencia y sentido común. Reglas que no vienen plasmadas en la ley, y que han de motivarse por el juez en la sentencia, no pudiendo llegar a conclusiones absurdas o irracionales.

 

2ª. No se pueden descartar las lesiones en el perjudicado por pequeño que sea el siniestro. Es importante para determinar la entidad del golpe, la prueba biomecánica, pero hay otros factores que pueden influir en la existencia de lesiones, la posición del perjudicado, lugar del golpe, etc.

 

3ª. La atención médica en un periodo cercano al siniestro (72 horas) que avale unas primeras lesiones (cervicalgia, etc.), es elemento fundamental para tener por probadas las lesiones en estos siniestros. También es importante el tratamiento posterior de dichas lesiones por un médico, siendo al final concluyente la valoración del juez sobre los distintos dictámenes contradictorios existentes.

 

4ª. En muchos casos, las lesiones y, sobre todo, el periodo de baja dependerán de lo manifestado por el perjudicado (molestias, etc.) En estos casos, a salvo de pruebas que den mayor convicción a lo manifestado por el perjudicado, habrá que estar al periodo estándar que tarde en curar las lesiones de este tipo.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0